La rabdomiólisis y su prevención

Tu salud es muy importante para nosotros. No solo queremos que mejore tu rendimiento y tu apariencia, sino el total de tu cuerpo y tu alma. Por desgracia, los métodos del entrenamiento de alta intensidad como Freeletics también conllevan ciertos peligros que queremos que conozcas. Uno de estos riesgos es la rabdomiólisis, que es una enfermedad en la que los músculos se desintegran y se llega a producir un fallo renal y, de hecho, se presenta raramente. Solo el 1 % de los casos diagnosticados tienen su origen en el entrenamiento; aun así se trata de un tema grave.

Cualquier persona activa físicamente, no solo los Atletas Libres, deberían informarse acerca de esto para poder reconocer los síntomas en ellos mismos y en otros, en caso de emergencia.

¿Qué es la rabdomiólisis y en qué consiste?

La rabdomiólisis produce la desintegración de las fibras de los músculos esqueléticos, es decir que empiezan a «disolverse». Como consecuencia se liberan grandes cantidades de mioglobina, que alcanza los riñones a través del flujo sanguíneo y puede causar graves daños, como insuficiencia renal aguda. En ese caso, es absolutamente necesaria la atención médica inmediata.

Esta enfermedad puede tener su causa en varios factores. Existe una distinción entre rabdomiólisis traumática, no traumática, dependiente de la carga o independiente de la carga. La rabdomiólisis dependiente de la carga puede desarrollarse como consecuencia del daño muscular causado por una actividad física demasiado intensa o por sobreentrenamiento.

Aunque este tipo de rabdomiólisis es muy poco frecuente y solo representa un 1 % de los casos diagnosticados, un riesgo relativamente bajo, queremos hablar de él, pues la salud de nuestros Atletas Libres es nuestra prioridad. 

¿Cómo sé si la sufro y qué puedo hacer si es así?

Además de algunos síntomas no específicos como fiebre, vómitos, diarrea, náuseas y fatiga extrema (que pueden ser signos de otras enfermedades), la indicación más clara es la aparición de músculos hinchados, blandos y doloridos. Los médicos y pacientes afectados informan de grave dolor muscular, que en forma e intensidad se distingue con claridad de los dolores musculares usuales. Una pista definitiva es el color de la orina, que se vuelve marrón rojizo. Con esto deberías consultar a un médico de inmediato. En este punto el fallo renal agudo es inminente o puede haber ocurrido. Un atleta no puede frenar la progresión de la enfermedad por si solo, por eso los remedios caseros como beber mucha agua no son de ayuda en este caso.

En general cualquiera que entrene más allá de su límite, es decir sobre entrene e ignore las señales de advertencia como cansancio agudo o músculos doloridos, puede verse afectado. En la mayoría de los casos eso puede aplicarse a personas en baja forma o a atletas que quieren volver a sus actividades usuales tras un largo descanso. Sin embargo, los Atletas Libres experimentados también pueden correr el riesgo. Si tu cuerpo necesita un descanso, escúchalo. No seas demasiado ambicioso cuando las cosas estén yendo mal, no te sientas presionado por el grupo. Si tienes sospechas razonables de que puedes sufrir rabdomiólisis, consulta a tu médico de inmediato. Aquí tienes una lista que puede ayudarte a identificar la enfermedad más rápido.

¿Cómo puedo prevenirla?

Lo primero: ¡que no cunda el pánico! Como ya hemos comentado, la rabdomiólisis causada por el (sobre)entrenamiento es muy poco frecuente. Los Atletas Libres avanzados ya conocen los límites de su cuerpo muy bien y deben trabajar de forma continua en su mejora estableciendo nuevos estímulos y más complicados con regularidad. El entrenamiento inteligente es la única manera de fortalecer los músculos y el cuerpo como un todo y, por lo tanto, de reducir el riesgo de padecer esta enfermedad. No obstante, la salud es lo primero y por esa razón queremos destacar de nuevo que no debes hacer ejercicio si tienes mucho dolor muscular. Si te ejercitas así, puedes dañar gravemente las fibras musculares y desencadenar una especie de traumatismo en ellas.

En lugar de eso, céntrate en recuperarte. Dormir bien y lo suficiente y llevar una dieta equilibrada, rica en vitaminas y minerales son dos factores principales.

Que evitar en cualquier caso:

Entrenar y consumir alcohol, drogas o medicamentos (fuertes), o hacerlo mientras se está enfermo son situaciones que debe evitar cualquier Atleta Libre. Estas combinaciones, además de aumentar el riesgo de sufrir rabdomiólisis, se traduce en muchos más peligros para tu salud, que no siempre pueden calcularse. También has de evitar los esteroides, las sustancias anabolizantes o los peligrosos estimulantes de la potencia que se encuentran por internet, de cuyos ingredientes se conoce muy poco.

Procura no hacer ejercicio con temperaturas extremas, tanto frías como calientes. La carga en el cuerpo entero es demasiado grande si hace mucho calor o hay temperaturas bajo cero. Además de problemas circulatorios, inflamación de las vías respiratorias y desarrollo de enfermedades agudas, las circunstancias extremas no permiten que el cuerpo asimile los estímulos del entrenamiento con eficacia. Esto puede llevar a reacciones falsas en el mismo, como roturas de los músculos estriados.

En cualquier caso, el ejercicio deja de ser divertido si tienes muchas agujetas o las temperaturas son muy extremas, así que es mejor no practicarlo en estas situaciones.

Sin embargo, la regla general es escuchar siempre al cuerpo y velar por tu bienestar. Como Atleta Libre es muy importante que desarrolles cierta conciencia de tu cuerpo y que lo escuches en todo momento, sobre todo si te está enviando señales de advertencia. Dos de los signos más importantes y llamativos son el dolor y la fatiga intensa. Es la manera que tiene el cuerpo de decirnos que ha llegado a su límite, tanto si estás entrenando como descansando. Si ignoras estas señales corres el peligroso riesgo que está justo en contra de las ideas de Freeletics. Realiza descansos si lo necesitas, utiliza la inteligencia y detente si te resulta demasiado. Pero, sobre todo, si encuentras signos graves consulta a tu médico. Porque más vale prevenir que curar.

**Los resultados individuales pueden variar. Cada persona tiene diferentes experiencias, hábitos de entrenamiento y preferencias alimenticias. Por eso, cada quién aplicará la información dada de acuerdo a su situación personal.

Los servicios e información ofrecidos por Freeletics no provienen de ningún médico, ni suponen ningún asesoramiento médico. Tampoco sustituyen ningún análisis ni tratamiento médico. Si tienes alguna pregunta o duda específica sobre algún asunto relacionado con la salud, te recomendamos consultar a un médico, fisioterapeuta, dietista o asesor médico. Por favor, ten también en cuenta la información sobre la salud que incluimos en el apartado 4 de nuestros términos y condiciones. 

Aquí puedes descargar la lista sobre la rabdomiolisis:

¿Fue útil este artículo?
Usuarios a los que les pareció útil: 29 de 29