Calor, frío o estrés extremo

Tu salud nos importa mucho, por eso queremos advertirte de que no debes hacer ejercicio en el exterior con temperaturas extremas, tanto en verano como en invierno. Las altas temperaturas y la luz solar directa pueden causar problemas circulatorios graves, insolación u otros problemas de salud. Algunos síntomas son náuseas, vértigo, dolor de cabeza, calambres e incluso falta de coordinación y pérdida del conocimiento. Cuando estamos expuestos al calor extremo, la tensión en el cuerpo es tan alta que no puede emplear los estímulos del entrenamiento para convertirlos en beneficios. Así que cuando las temperaturas sean altas en verano, elige lugares interiores o las horas de la mañana o de la tarde frescos para realizar tu sesión de entrenamiento, en especial de la mañana, cuando el aire es más fresco y puro. Tampoco te olvides de beber un litro de agua más al día, tanto si haces ejercicio como si no.

Pero incluso en invierno hay que ser precavido: no deberías entrenar con frío extremo en la calle, con temperaturas por debajo de los cero grados. El aire muy frío desencadena una especie de estímulo inflamatorio en los órganos respiratorios que los hace muy vulnerables a infecciones de todo tipo, incluso a la neumonía. Si notas dolor o te da tos cuando respiras, es un signo seguro de que tus vías respiratorias no toleran el frío. En ese caso, no deberías hacer ejercicio al aire libre bajo ningunas circunstancias. Además el riesgo de congelación (en la cara, por ejemplo) o de hipotermia aumenta de forma significativa. Si puedes, en invierno haz ejercicio al mediodía. Además de ser el momento más cálido del día, también es el mejor momento para que te dé la luz del sol. Esto estimula la producción de vitamina D, algo bastante difícil en invierno. ¡Y además te pondrá de mejor humor! En nuestro artículo sobre consejos para entrenar en invierno encontrarás más consejos útiles.

**Los resultados individuales pueden variar. Cada persona tiene diferentes experiencias, hábitos de entrenamiento y preferencias alimenticias. Por eso, cada quién aplicará la información dada de acuerdo a su situación personal.

Los servicios e información ofrecidos por Freeletics no provienen de ningún médico, ni suponen ningún asesoramiento médico. Tampoco sustituyen ningún análisis ni tratamiento médico. Si tienes alguna pregunta o duda específica sobre algún asunto relacionado con la salud, te recomendamos consultar a un médico, fisioterapeuta, dietista o asesor médico. Por favor, ten también en cuenta la información sobre la salud que incluimos en el apartado 4 de nuestros términos y condiciones.

¿Fue útil este artículo?
Usuarios a los que les pareció útil: 1 de 1